7 jun. 2018

El cura pecador de la calle de Ayala


Cuenta la leyenda que desde los años 80, el espíritu de un cura atormentado no deja vivir en paz a los vecinos de los pisos colindantes, una casa amarilla situada en el número 126.
Todo se debe al fallecimiento de un cura en ese mismo bloque cuando allí se ubicaba un prostíbulo. Desde entonces, muchos han sido los vecinos que han vendido sus pisos ante los gritos y desplazamiento de muebles que supuestamente se siguen escuchando.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...