29 nov. 2018

La otra Memoria histórica de la que no nos quieren hablar: Las checas.



Eran instalaciones utilizadas en la zona republicana al margen de las leyes para detener, interrogar, violar, torturar y ejecutar o asesinar. Tras el robo domiciliario secuestraban a las personas y las llevaban a este tipo de lugares pertenecientes a partidos, sindicatos y organismos vinculados al Frente Popular; han sido calificadas por varios historiadores  como escuadrones de la muerte.
La palabra procede del ruso, de la primera policía política creada en 1917 por Lenin, significa: Comisión Extraordinaria”. A la ejecución se la denominaba:” El Paseo”. Para Cesar Vidal (historiador y novelista, autor de más de 90 libros traducidos a más  de 12 idiomas, que enseña en universidades de Europa y América y ganador de numerosos premios literarios:Sólo en Madrid había 331 checas ”aunque para CEUS Instituto de Estudios Históricos)el total de ellas era de 345,perteneciendo 42 .aunque se asegura que son más al P.S.O.E. y la U.G.T. como enumera cada una de ellas con su nombre y ubicación geográfica exacta  Alcalá digital.com/es

Diario de Información-España. Cesar Vidal estima que sólo en Madrid se ejecutaron más de 16.000 personas en checas.
La dirección de las mismas pertenecía al SIM Servicio de Investigación Militar, creado por Indalecio Prieto, artífice de ésta monstruosidad y diputado del  P.S.O.E. ,fue ministro de Hacienda  y ministro de Defensa; éste mismo amenazaba pistola en mano a los Diputados en el  Congreso ,llegando a encañonar a algunos de ellos a Jaime Oriol por ejemplo,al final pudo como un gánster robar parte del  tesoro expoliado durante la contienda oro, alhajas, reliquias, cuadros de gran formato e incluso un clavo de Cristo, y el oro del Banco de España, valores bursátiles, cajas de seguridad, etc., embarcarlo en el yate Vita y vivir a cuerpo de rey en México, el grueso del oro y demás riquezas del  Banco de España fue llevado a Moscú.
En Madrid el SIM fue dirigido por Ángel  Pedrero, del  P.S.O.E. ayudante y sucesor de Agapito García Atadell, P.S.O.E. y miembro de la ejecutiva de U.G.T. éste último adicto y amigo íntimo de Indalecio Prieto; Agapito era conocido por dominar las checas del  P.S.O.E.  y famoso por dirigir las Brigadas del  Amanecer, utilizó los archivos del Ministerio de la Gobernación, actualmente Interior) para perseguir a gente de derechas y católicos (la prensa francesa le atribuye más de 2000 ejecuciones;Las Milicias Populares de Investigación le pertenecían.C./Martínez de la Rosa N.º 1Disponía de 48 agentes en la checa, el 2º agente era Ángel Pedrero García y jefes de grupo : Luis Ortuño y Antonio Albiach Giral. Agapito gozaba de autoridad oficial y plena asistencia de la Agrupación Socialista Madrileña y de la representación Socialista Madrileña; incluso ministros socialistas como Anastasio de Gracia visitaban la checa .Ángel  Galarza  P.S.O.E., Ministro de la Gobernación con Largo Caballero(éste amenazó de muerte en el Congreso a Calvo Sotelo  daba órdenes para” los paseos.” El director del SIM era Santiago Garcés, miembro del P.S.O.E; éste según testimonios y documentos de la época) iba en la camioneta que secuestro y asesinó a Calvo Sotelo.
César Alcalá (historiador, escritor y periodista. Barcelona 1965,especialista en la guerra civil española ,autor de numerosos libros históricos ,colaborador de medios como La Razón, COPE, premiado y asesor en el Diccionario Español de la Real Academia de la Historia)cita a un periodista de la época que pudo escapar de las torturas:” el SIM era el P.S.O.E., la checa era el P.S.O.E., los torturadores eran el P.S.O.E.… El SIM fue un plagio de las checas soviéticas, pero la dirección y el personal gerente en casi su totalidad ,pertenecía al P.S.O.E. .El autor de las cámaras de tortura de las calles de Zaragoza y de Vallmajor ,Alfonso Laurencic ,señaló que las ordenes directas recibidas eran del jefe supremo del SIM, Garcés, del P.S.O.E.…Es decir no hubo un solo Paracuellos. Clérigos enterrados vivos, otros tras torturas vejatorias durante días… César Alcalá, Checas de Barcelona).Con Largo Caballero de Presidente del Gobierno, las checas del P.S.O.E. desatan el terror en Madrid.
El líder anarquista José Peirats describió las checas del SIM en éstos términos en su libro:La CNT en la revolución española:…”Las checas del SIM eran tenebrosas, instaladas en antiguas casas y conventos. El régimen de torturas que se aplicaba era el procedimiento brutal: palizas con vergajos de caucho, seguidos de duchas muy frías, simulacros de fusilamiento y otros tormentos horrorosos y sangrientos. Los consejeros rusos modernizaron ésta vieja técnica. Las nuevas celdas eran más reducidas, pintadas de colores muy vivos y pavimentados con aristas de ladrillos muy salientes. Los detenidos tenían que permanecer en pie continuamente, bajo una potente iluminación roja o verde. Otras celdas eran estrechos sepulcros de suelo desnivelado en declive…los recalcitrantes eran encerrados en la “cámara frigorífica” o en la “caja de los ruidos “o atados a la” silla eléctrica”. La primera era una celda de dos metros de altura en forma redondeada; al  preso se le sumergía  allí en agua helada, horas y horas hasta que tuviese a bien declarar lo que se deseaba. La” caja de los ruidos” era una especie de armario dentro del cual se oía una batahola aterradora de timbres y campanas. La “silla eléctrica” variaba de las empleadas en las penitenciarías norteamericanas en que no mataban físicamente.
Para Cesar Alcalá en su libro: “Las Checas del Terror”; “fueron auténticos campos de concentración, similares a los instaurados por el régimen nazi. Cómo en ellos, se instalaron hornos crematorios, se descuartizó a presos para dar de comer a los cerdos, se torturó a los detenidos, se les atormentó con el alimento…
El anarquista Diego Abad de Santillana. 1897-1983, España, en su libro:¿Por qué perdimos la guerra?” carga contra las checas (lugares de exterminio del Frente Popular) y dice:uno de los aspectos que más nos sublevaba era la introducción de los métodos policiales rusos a nuestra política interior. Las torturas, los asesinatos, las cárceles clandestinas, la ferocidad con las víctimas, inocentes o culpables, estaban a la orden del día ….En el Hotel Colón; en el Casal de Carlos Marx, en la Puerta del Ángel N.º 24, en el Castillo de Castelldefels, se perpetraban crímenes que no tenían antecedentes  en la historia de la Inquisición.”  Las técnicas de torturas, algunas autóctonas ,otras traídas por asesores soviéticos ;aunque las palabras apenas pueden reflejar el horror que supuso sufrirlas; son de destacar las torturas con ratas conocidas como: ”la ratonera “;éstas horrendas prácticas pertenecían al “ manual de las checas de Kiev” que circulaba entre el Frente Popular ,Orwell que fue activista del mismo en España conocía dichas torturas y se inspiró en ese manual para su libro:”1984”;en el cual aparecen este tipo de horrores en ”la habitación 101”;de hecho G. Kopp, instructor de milicias de Orwell fue capturado y enviado a Moscú donde murió en una pequeña habitación minada de ratas. Otras técnicas denominadas:” el submarino seco”,” banderilla”, “la bebida leche de pantera  y revienta fronteras”, “escribir a máquina”,” la carbonera”, “la nevera”, “la campana”, “la verbena, badajo, empetao, la silla eléctrica, el collar eléctrico”, ”la ducha fría”, “la argolla”, ”el pozo”, ”el gancho”, ”el quebrantahuesos”, ”el tizón”, el gomazo echar a los cerdos” ,”astillado” ”amputación”, ”el depósito”, “la bañera”, ”el dentista”, ”la enfermería”,…no eran menos horribles y propias del manual del chequista.
Orwell diría más tarde:(“¡lo que vi en España…las iglesias eran saqueadas por todas partes cómo lo más normal del mundo!”).Pablo Iglesias  fundador del P.S.O.E. proclamaba: “¡Queremos la muerte de la Iglesia!…¡Para ello educamos a los hombres, y así les quitamos la conciencia! VI congreso del P.S.O.E. en Gijón).Largo Caballero, Presidente del Gobierno y diputado del P.S.O.E. manifestaba:¡si triunfan las derechas tendremos que ir a la guerra civil, la democracia es incompatible con el  socialismo. No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad ! 1934 Ginebra. ¿¡Programa de acción!? ¡SUPRESIÓN  de todas las personas que por su situación económica o por sus antecedentes puedan ser una rémora para la revolución! El Liberal de Bilbao, 20 de enero de 1936.Azaña, primer Presidente de la Republica, diputado del P.S.O.E. por Bilbao y Ministro de la Guerra, ante la oleada de quema de conventos, iglesias, colegios y los sangrientos sucesos determinó la no intervención de la fuerza pública en los disturbios que el 11 de Mayo convirtió España en pasto de las llamas, manifestando: ¡Todos los conventos de España no valen la vida de un republicano, si sale la guardia civil yo dimito! El periódico El Socialista” publica ante tales acontecimientos: “las órdenes religiosas significan en España poco más que nada. Indalecio Prieto diputado del P.S.O.E., ministro de Defensa y de Hacienda en la 2ª Republica manifestaba: ¡Y al enemigo le digo: Encontraras cadáveres pero no hallaras prisioneros!. ¿¡Por qué nos molestamos en tener una Comisaria de Justicia!? ; ¡llamémosla  Comisaria para el Exterminio Social y que actúe de esa manera! . Lenin contestó: ¡Bien dicho, así es exactamente como debería llamarse, pero no podemos decirlo!.
Subían Con el alba… Como piratas de nocturnas voces…. Enrique García Font




8 nov. 2018

El misterioso asesinato de la fulana Verdier que lleva un siglo bajo investigación


El jueves 13 de junio de 1907, sobre las dos de la tarde, un grito desgarrador que reclamaba auxilio voló por el cielo madrileño desde el balcón del piso tercero izquierda del número 15 y 17 de la calle de los Tudescos, cerca de la plaza de Callao. Vicenta Verdier, mujer morena, de regular estatura y no muy delgada, yacía sobre un gran charco de sangre con la cabeza casi separada del tronco. A sus pies, el único testigo sin voz de los hechos: su perra «Nena». Los periódicos de la época, enseguida dieron cuenta de este «misterioso crimen» que mantuvo en jaque a las autoridades madrileñas durante décadas y del que todavía, un siglo después, se desconoce su autor.
A Vicenta Verdier, natural de Zaragoza, le gustaba andar de cafés en cafés, siempre de la mano de distintos hombres. Los días siguientes a su asesinato, la Policía recibió un sinfín de anónimos que remitían a las idas y venidas de Verdier una casa de citas. En las páginas de ABC publicaron la lista de hallazgos insólitos con los que se toparon en el piso del crimen: ropas de varón, y un reloj, e incluso un libro pornográfico ilustrado.
Tan conocido y tan ruidoso fue el crimen como el fracaso de la Policía para dar captura al homicida. El inspector D. Francisco Cara Blanca escribía, cinco años después del asesinato, un telegrama anunciando la noticia: «Tengo la satisfacción de poner en conocimiento que ha sido detenido un individuo de buen porte, que dijo llamarse Salustiano Fernández Morales, soltero, de 32 años y natural de Menorca. Desde su llegada a la capital era vigilado porque, a pesar de haberse alojado en uno de los mejores hoteles, se dedicaba a pedir dinero, especialmente a los médicos, fingiéndose farmacéutico de Piedrahita. Una vez detenido e interrogado para averiguar sus antecedentes y la causa de su venida a León, terminó confesando ser el autor del asesinato de Vicenta Verdier».

Salustiano fue propietario de una casa de mala nota donde Vicenta vivía. «Había sido empleado de Gobernación con poco sueldo, jugador y amigo de amoríos poco románticos», tal y como le describieron las crónicas de ABC de la época. En su espontánea declaración también reconocido que había logrado dar esquinazo a la Policía porque tras perpetrar el crimen había partido rumbo a América, y que después huyó a Santander, Bilbao, San Sebastián y, por último, León, donde fue capturado.
El día de su declaración ante el Juzgado, Salustiano relató que el día de autos

del crimen estuvo con su víctima en el Café Pombo y que, por celos, riñeron. Después se marcharon a la casa de la mujer, donde se produjo ya reyerta. Exasperado por los celos, la increpó de forma brusca, y en medio de la bronca la mató usando la navaja barbera que había en la mesa de noche.
5 sospechosos fugaces
Lo cierto es que Salustiano, que en realidad se llamaba José González, no duró como sospechoso más de una semana. Muchos fueron los personajes curiosos que desfilaron por la comisaría como presuntos autores del crimen.
La primera fue la señora Romillo, esposa de un señor que hacía más de una década había mantenido supuestas relaciones con la Verdier y que tuvo la mala idea de pasarse, en las horas posteriores al crimen, por la calle Tudescos en dirección a Jacometrezo. Después, se detuvo a su marido, en una tragicomedia que acabó con dos policías expulsados por intentar falsificar pruebas y hacer chantajes para acusarle.
En 1913 se detendría a Luis Miguel Rosales, un cordobés que jamás había pisado suelo madrileño. En 1927, Antonio Pérez de la Cuesta, que residía en Estados Unidos, donde se hacía llamar Eddy Ponsshon y estaba vinculado al Ku Kux Klan, se declaró culpable. Un loco más para la colección. Han pasado hoy más de cien años y nadie, aún, ha pagado por el asesinato de la fulana Verdier.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...