jueves, 13 de abril de 2017

Burgo de Osma



Ya desde antiguo, hubo en el entorno una población estable. Según hallazgos encontrados, se tiene constancia de restos preromanos. Seguramente arévacos, que eran los habitantes de la zona. Durante la conquista romana de Hispania, esta población fue absorbida y floreció como ciudad rural. El asentamiento se correspondería al actual Osma. Igualmente continuó su existencia bajo dominio visigodo, si bien el nombre en el latín vulgar de la época mutó y se pasaría a denominar Oxoma u Osoma. Los visigodos dieron una mayor importancia a la ciudad, pasando a ser sede episcopal. La conquista árabe no supuso un gran trauma, pero los musulmanes construyeron sobre la atalaya una fortaleza para poder controlar la ciudad que aún perdura en el cerro de Uxama. Sobre la población tan solo cambiaron el nombre a Waxsima.
La población de Osma no tuvo mucho tiempo para adaptarse al dominio árabe, pues fue reconquistada a finales del siglo IX. Como les ocurriría a las ciudades vecinas de Gormaz y San Esteban de Gormaz, durante muchos años fueron tierra de frontera. La derrota de AlManzor a principios del siglo X supuso que finalmente se alejara el peligro de las razias de saqueo. Debido a esta estabilidad, se decidió reponer la sede episcopal que había tenido en el pasado. Esta decisión cambiaría la historia de la ciudad, su urbanismo y su morfología. El primer obispo de Osma de la restaurada diócesis, Pedro de Burgués pertenecía a la orden de los Benedictinos llegó a la población, y decidió alojarse extramuros a la ciudad. Esto era debido a que en el arrabal de la ciudad, se conservaba una iglesia-monasterio benedictino de época visigótica dedicada a San Miguel. Pedro, ya conocido como Pedro de Osma, decidió construir sobre los restos de esta construcción una catedral para que fuese su sede episcopal. Esta catedral se edificó en estilo románico, utilizando las construcciones existentes. Para la construcción de esta catedral fue necesario traer canteros, albañiles y artesanos que se establecieran en su entorno de forma que se pudiera construir la catedral en un tiempo razonable. Este asentamiento temporal fue atrayendo a comerciantes, agricultores, peregrinos,.. de forma que el improvisado campamento fue ganando en población estable. Este hecho hizo que al poco tiempo, este núcleo de población burguesa obtuviera entidad jurídica propia. Con el tiempo, incluso el Burgo de Osma terminaría eclipsando completamente a Osma.
La catedral diseñada inicialmente en estilo románico, se vio pronto desbordada y quedándose pequeña y estéticamente anticuada. Los nuevos estilos europeos entraban por los pirineos y alcanzaban todos los rincones de España. Debido a esto, el obispo Juan Domínguez en la década de 1330 decidió demoler la catedral románica y construir la catedral gótica que podemos hoy observar. Otro obispo, Pedro de Montoya, mandó amurallar la ciudad, así como la reconstrucción de la fortaleza en el cerro.
La catedral es por tanto el alma de El Burgo de Osma, dando a la población una argamasa que la mantiene unida. El dominio de los obispos fue total desde el siglo XIV al XIX con la desamortización de Mendizabal, y en ese tiempo, muchos de ellos se desvelaron por dar brillantez a la ciudad.
Durante el renacimiento castellano, se concedió permiso para la instauración de una universidad, la Universidad de Santa Catalina, actualmente dada de baja, pero cuyo edificio podemos aún disfrutar. Igualmente importante fue su hospital de peregrinos que acogía a las gentes que venían desde Levante en peregrinación a Santiago de Compostela.
 La Catedral no terminó de seguir creciendo y ampliándose. En época barroca, se le añadieron un nuevo pórtico de entrada sobre el existente y una torre campanario. Esta torre que podemos observar hoy tiene una fusión muy equilibrada entre el gótico original y el barroco y clasicismo posterior.  Actualmente, podemos disfrutar un centro histórico que ha sido elegantemente conservado, donde callejas, calles y callejones porticados siguen invitando a los visitantes a entrar en sus establecimientos.

Pero sobre esto, lo trataremos en otra entrada.
Y tú, ¿ya has estado en esta ciudad?. ¡Cuéntanos cómo fue tu experiencia! El Burgo de Osma. Una población que nació como un arrabal y que creció al tiempo que se construía su catedral, una de las catedrales más hermosas de España. El Burgo de Osma











































No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...