lunes, 3 de abril de 2017

Atienza



Según el Cantar, y para no ser descubiertas, las huestes del Cid cabalgan de noche y descansan por el dí­a, evitando fortalezas como la de Atienza, a la que denomina una peña fuerte.
La historia ofrece más información sobre la villa: la situación de Atienza, en zona de frontera entre los reinos cristianos del norte y los reinos musulmanes del sur, supuso que durante los siglos IX a XII cambiara de manos en diversas ocasiones. No existe mucha documentación sobre el pasado altomedieval de la villa: al parecer, a principios del siglo XI el califa de Córdoba, Sulayman, la entregó al Conde Sancho Garcés junto con otras fortalezas, como la de Gormaz, como contraprestación al apoyo del conde en su pugna por el califato. Por entonces Atienza estaba ya fortificada el historiador Al Razi afirma que ya en el siglo X Atienza era una de las fortalezas más fuertes del norte de la actual Guadalajara, aunque los orígenes del castillo actual datan del siglo XII. Tras la desintegración del califato, Atienza, perteneciente al reino taifa de Toledo, fue conquistada por Alfonso VI en 1085, aunque no pasarí­a definitivamente a manos cristianas hasta que en 1112 la tomó Alfonso I de Aragón, El Batallador. En 1149, Alfonso VII concedió fuero a la villa, y poco después, el aún joven prí­ncipe Alfonso VIII fue protagonista de las luchas internas nobiliarias de las que salió indemne gracias a la ayuda de los habitantes de Atienza, que aún celebran este hecho todos los años en la Fiesta de la Caballada, fiesta que se remonta a 1162.






































No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...