sábado, 21 de diciembre de 2013

Almonacid (Guadalajara)



La primera referencia documental sobre este castillo data del año 848 y es de origen musulmán, cuando servía como punto estratégico de vigilancia de un antiguo camino a La Mancha.
En el siglo XI pasó a ser propiedad de Alfonso VI de León y Castilla como parte de la dote su esposa Zaida e hija del rey moro. Posteriormente fue donado por Alfonso VI a la Catedral de Santa María de Toledo, siendo reformado en el siglo XIV por mandato del arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio. Fue entonces utilizado como prisión para don Alfonso Enríquez, conde de Gijón y Noreña e hijo bastardo de Enrique II de Castilla, apresado por orden de su hermano Juan I de Castilla.
En el siglo XVIII pasó a formar parte de las propiedades de los Condes de Mora y en el año 1809 sirvió como refugio a las tropas del general Venegas en la lucha contra los franceses en la Batalla de Almonacid, aunque en vano, pues fue finalmente el castillo fue conquistado por las tropas francesas.
Descripción y características[editar · editar código]
Los muros del castillo de Almonacid son elevados y almenados, protegidos por una barrera exterior y un camino de ronda. En el interior sólo queda la torre del homenaje, situada en el centro del amplio recinto. La torre tiene tres plantas con bóvedas de ladrillo. Existen restos de dos aljibes, un silo y algunas habitaciones. También son destacables sus triples troneras.
En el siglo XVI el arquitecto Don Pedro Gumiel escribió:
Una de las fortalezas buenas de Castilla con aljibes, panadería y armas de fuego. Hay que reparar la pared y el arco de la puerta de la barrera y a mano derecha, en la escalera, poner una segunda puerta con argollas y goznes de hierro y trampa, reparar el suelo de la tercera puerta para que pasen las bestias, arreglar los quicios de la cuarta y quitar las escaleras de piedra de la quinta. Reparar en la caballeriza las pesebreras. En una sala de 30 pies hacer atajo hasta la chimenea y una escalera para subir a otra habitación alta... Hacer un balcón para pasar a la torre del homenaje. Recorran los tejados y reparen los maderos de la torre de la esquina y los que están sobre los graneros. Repongan las losas que faltan del patio, reparen los aljibes y pongan llaves en los tres de beber.

 














































 

2 comentarios :

  1. Bonitas fotos Julia, singular enclave el que nos traes en esta ocasión, sabías que fue escenario de la película psicofonías 1.0?, en varias ocasiones lo he recorrido grabadora en mano, buscando esos fenómenos que sus protagonistas describen. Me encantan, como todas tus entradas, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David y no, no sabia nada de la película.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...