viernes, 10 de junio de 2011

Panteón Marqueses de Moya



Entramos en una comarca rica en hallazgos de civilizaciones antiguas, desde el Neolítico. En Carboneras, el conjunto urbano ofrece bastante interés, con la Iglesia de Santo Domingo de Silos (siglos XIV-XV). Tiene un magnífico artesonado y en ella se conserva la Hijuela de los Corporales de Daroca, que da origen a una concentración religiosa anual de todos los pueblos del entorno, el segundo domingo de mayo.
En las afueras, junto a la carretera, se mantiene en pie el antiguo Convento de Santa Cruz , sede de dominicos y Panteón de los primeros Marqueses de Moya . Aunque el edificio está prácticamente abandonado, es admirable la espléndida portada, de estilo gótico-isabelino.



El Guadazaón es el nombre del río que atraviesa su término.
Destacan la IGLESIA PARROQUIAL DE SANTO DOMINGO DE SILOS, cuya fábrica primitiva es de los siglos XIV-XV, de construcción sencilla, con espadaña de dos huecos con remate clásico y fábrica de piedra enfoscada, y guarda de su primitiva construcción románica el ábside semicircular. Parece ser que se construyó sobre el emplazamiento de un antiguo castillo. El acceso a la iglesia se realiza a través de un arco de medio punto, que conduce al atrio. El interior tiene una gran cantidad de detalles que dan un cierto aspecto oriental, como las columnas de sujeción del altar, pila bautismal del siglo XIII, coro y techo de madera, diversas figuras pintadas en el ábside, etc... Tiene tres naves con formas mudéjares y acceso lateral.



El gran monumento de Carboneras de Guadazaón es el CONVENTO DE LOS DOMINICOS, de los siglos XV-XVI, al pie del cerro, donde se desarrolla la población. Cedido en el siglo XVI, por los Marqueses de Moya, Don Andrés de Cabrera y Doña Beatriz Bobadilla, en su iglesia fue depositada la Hijuela de los Santos Corporales de Caroca, e igualmente los restos de dichos señores, por lo cual se convirtió en Iglesia Panteón de los Marqueses de Moya. Durante las guerras carlistas sufrió importantes daños. Del antiguo convento e iglesia, hoy sólo se conserva en pie está última.



La iglesia es de cruz latina, de una sola nave y ábside plano, con bóvedas de crucería gótica del primer tercio del siglo XVI. El exterior, con paramentos lisos de mampostería, posee una magnífica portada gótico isabelina abocinada, compuesta por arco de medio punto y dos puertas de entrada, con arcos carpaneles y parteluz.





La importancia del edificio es obvia desde el punto de vista artístico-arquitectónico; el hecho de haber sido depositada allí la reliquia de la Santa Hijuela de los Corporales de Caroca (regalo del Cabildo de la Basílica de Caroca a los Reyes Católicos, en respuesta al relicario de oro que donaron para los Sagrados Corporales), la cual fue donada por Isabel I a la Marquesa de Moya, y a su vez depositada por ésta en el Convento de las Carboneras. De ser el Panteón de los Marqueses de Moya, y haber sido considerado como Universidad de Filosofía Tomista y Teología durante el siglo XVIII confirman esa importancia histórica.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...