miércoles, 9 de febrero de 2011

Monasterio de los Jerónimos

En el término municipal del Tiemblo, a unos 10 Km de villa y poca distancia de los toros de Guisando,en la parte más oriental de la sierra de Gredos se encuentra el cerro guisaldo. Su cima alcanza 1300 metros de altitud sobre el nivel del mar. En su falda abundan yedras, tejos, higueras, castaños, nogales, cipreses, chopos, olmos, arces, cobaya, alisos, pinos, robles, encinas… entre las rocas y los peñascos chorreras de arroyuelos que, con el paso del tiempo, horadaron las tierras formando varias cuevas posiblemente habitasen los hombres primitivos.


Corre el año de 1353 cuando llegan al cerro de guisando 4 ermitaños italianos que ocuparon algunas de las cuevas. En ellas vivieron varios años, haciendo vida de oración y alimentándose de frutos silvestres. Las primeras noticias de ellos se tuvieron, llegaron através de pastores y caminantes. La gente de los alrededores los tenía por holgazanes, sin duda por no entender el tipo de vida que llevaban. Lo que hizo que decidieran abandonar el lugar. Cuenta la leyenda que les costó emprender la partida y que las primeras obras, hasta perder de vista el cerro, caminaban con lentitud y en silencio. Cuando ya se encontraban bastante alejados, el agotamiento se apodero de ellos y quedaron profundamente dormidos. Al despertarse se contaron sus sueños: la virgen María les recriminaba su poca fe y les ordenaba a volver a las cuevas prometiéndoles que no tardarían en ver construido un monasterio digno. Sin dudarlo se dieron la vuelta y regresaron.







A partir de entonces sus vidas cambiaron. Los vecinos de los lugares próximos les ayudaban con las limosnas y les proporcionaban trabajo y ellos correspondían cuidando de sus enfermos. Su fama se extendió de tal manera que llego a oídos  de personas tan influyentes como la Reina Juana, Manuel de la Cerda, Jimena Blázquez…que les donaron partes de sus heredades del amplio territorio de Guisando. El 1375 los sueños se convirtieron en realidad: ven construido su sueño, el primer monasterio pequeño: pero cubrían sus necesidades. Crecen en número y son conocidos en las tierras del reino como los `Beatos de Guisando´.




Los frailes jerónimos gozaron de protección real y de todos los reyes, desde Juan I a Felipe II recibieron favores, incluso los monarcas pasaron varias temporadas en el monasterio sobre todo Felipe II quien se quedo para ver terminar el monasterio de El Escorial.




En 1546 el primitivo monasterio fue pasto de las llamas. Se reconstruyo y amplio en estilo renacentista con algunos recuerdos góticos.


El templo, dedicado a San Jerónimo tiene forma de cruz latina con cabecera octagonal cuenta con tres pequeñas naves y un coro el parejo es de granito con pilastras toscanas. La cúpula y la bóveda, derruidas de ladrillo tabicado.


La construcción situada a mayor altura es la ermita de san Miguel, debida al segundo marques de Villena, diego López pacheco  a la que se acede por una hermosa escalinata cuyos peldaños esta labrados en cuya roca. En 1979 el castillo sufrió un nuevo incendio dejando al edificio muy dañado.


De las cuevas naturales del cerro destaca la de san patricio pos sus dimensiones. Los primeros ermitaños la utilizaron como templo y su bóveda es un enorme peñasco cuya sustitución parece perder las leyes de gravedad. El monasterio, con sus jardines y cuevas, fue declarado ``Paraje pintoresco´´ el 5 de febrero de 1954 destacas hoy es  propiedad privada.




2 comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...