sábado, 13 de septiembre de 2014

Palacio da Pena(Portugal)



Sobre una colina, a 500 metros de altura, y a unos 4 km. de la preciosa localidad de Sintra, un singular palacio se eleva como una visión de ensueño: es el Palacio da Pena, el más notable ejemplo de arquitectura de estilo romántico de Portugal, rodeado de un exuberante parque de más de 200 ha. donde se mezclan cientos de especies locales y exóticas.
Historia del palacio


 El Palacio da Pena, o "palacio de la peña", por su situación en lo alto de la colina, fue la realización del sueño de Fernando de Sajonia Coburgo-Gotha, príncipe alemán que contrajo enlace con la reina María II, convirtiéndose entonces en rey consorte de Portugal. Conocido como el "rey artista", era un gran amante de las artes y la naturaleza. Desde que vio por primera vez la Sierra de Sintra, al igual que tantos otros nobles y artistas Fernando se enamoró del paisaje y decidió adquirir los terrenos de la colina y circundantes para construir allí el más bello palacio, al estilo de los palacios de Baviera. Las posesiones adquiridas incluían las ruinas del Castillo de los Moros, de cuya restauración también se ocupó.
 Antiguamente, había sido erigida en la colina una capilla dedicada a Nossa Senhora da Pena y posteriormente se añadió un pequeño monasterio jerónimo, que el terremoto de 1755 redujo a ruinas; sólo perduraron la capilla y los claustros, que el rey integró en el proyecto.

 
Para el diseño, Fernando contrató al arquitecto alemán Wilhelm Ludwig von Eschwege y entre los años 1842 y 1854 los trabajos avanzaron rápidamente, aunque la totalidad de las obras, incluyendo el parque, se prolongaron 47 años.
 El matrimonio real se ocupó personalmente de los detalles decorativos, donde abunda el uso del estilo manuelino, los elementos medievales y árabes. Importantes puertas, azulejos por doquier, figuras mitológicas cargadas de simbología, galerías de arcos y la utilización del rosa y el amarillo dieron forma a un verdadero palacio de cuento de hadas que los reyes utilizaron como residencia de verano.

La reina María falleció en 1853 y en 1869 el rey contrajo enlace con quien fuera su amante, Elise Hensler, una cantante de ópera nombrada condesa de Edla, que por aquellos tiempos cantaba en el Teatro San Carlos, en el Chiado. Ella heredó el palacio al morir el rey en 1885, lo que levantó grandes controversias en la opinión pública. Finalmente el rey Luis adquirió el palacio y la condesa conservó para sí el Chale da Condessa, una residencia en el parque del palacio que Fernando II había construido para ella.
 La familia real utilizó el palacio hasta 1910; cuando estalló la revolución, la reina Doña Amelia permaneció allí para ver cómo se desarrollaban los acontecimientos, antes de partir al exilio. Desde entonces fue denominado Palacio Nacional da Pena y convertido en museo. De visita en Portugal en 1945, la reina Amelia visitó Sintra y pidió estar un momento a solas en el que fuera su palacio favorito.
Visita al palacio y el parque


 En la estructura del palacio pueden notarse el basamento y las murallas circundantes, que siguen los desniveles del terreno, y dos importantes puertas de entrada.
 El palacio consiste de 26 dependencias. De todos los palacios portugueses, éste es el único que conserva casi intactos los muebles y objetos tales como los dejaran sus últimos ocupantes reales.

 Pasada la segunda puerta, sorprende el llamado Arco del Tritón, una extraña criatura medio hombre medio pez, una alegoría de la creación del mundo. Este pórtico lleva al Patio dos Arcos, cuya galería de arcos moriscos ofrece hermosas vistas de la sierra; desde aquí se ingresa a la capilla, que tiene un precioso retablo de mármol, y a los claustros del antiguo monasterio restaurado, cubierto de azulejos polícromos, y donde destaca la torre con reloj. En esta zona merece una visita el Salón Arabe, de decoración oriental, cuyo techo pintado con trampantojos es uno de los más bellos del palacio. También destaca el que fuera el refectorio del convento, convertido por el rey D. Carlos en su taller de trabajo. Gran pintor naturalista, la sala exhibe pinturas inacabadas de su autoría en las paredes.


El Arco del Tritón
 Otro fastuoso espacio que destaca del conjunto es el llamado Salão Nobre (Salón Noble); las ventanas cubiertas por vitrales alemanes, las exóticas estatuas de madera que sostienen candelabros, la impresionante lámpara de bronce y los jarrones de porcelana china hacen de la sala un conjunto refinado y majestuoso.
 En la torre cilíndrica hay una habitación pintada de rojo con techos estucados que fuera el dormitorio del último rey de Portugal, Manuel II. En la cocina aún se conservan los utensilios de cobre de fabricación francesa que se utilizaban en la época. La vajilla tiene grabado el escudo de armas del rey Fernando II.

 Envolviendo el palacio, un inmenso jardín acorde a su majestuosidad y romanticismo. El rey Fernando hizo traer especies de todos los continentes, aprovechando la bondad del clima de la sierra, y se encargó él mismo de arreglar el parque. Recorrerlo en una sola visita es imposible, puesto que hay alrededor de 72 km. de senderos, en cuyo recorrido aparecen lagos, ejemplares raros y decenas de rincones especiales... La variedad de la flora hace que el jardín ofrezca un espectáculo diferente en cada estación del año.
 Enclavada en lo más alto de la sierra sobre un peñasco de granito, la Estatua do Guerreiro parece mirar a lo lejos. Este guardián de bronce posiblemente represente al mismísimo rey que contempla y protege su maravillosa obra.


















































































 
 

2 comentarios :

  1. Lo conozco Julia, es precioso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que hallas soñado como yo en aquella época, Un beso paisana!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...