domingo, 24 de febrero de 2013

CARACENA DEL VALLE


Caracena del Valle es un pequeño pueblo perteneciente al municipio de Castillejo del Romeral, en la Alcarria cóquense, que acentuó su pérdida de población entrando ya el siglo xx. Toda su vía en 1966 gozaba de esa denominación. Pero en los años que siguieron quedó deshabitado
Ubicado en un pequeño llano a los pies de una ladera, en medio del valle del rio Grande, y a solo 16 km de Huete y a 3 de Castillejo del Romeral, el paisaje que le rodea, repleto de pequeños montes y tierras de labranza, es el típico de toda la comarca alcarreña. La mejor forma de llegar desde Cuenca es desviarnos en la A-40 hacia Huete por la CM.2109, y a 18 Km, a la derecha, tomar un camino que nos conduce a los restos de lo que fue en su día el pueblo de Caracena del Valle.

 Los orígenes de este asentamiento se remontan a la época romana. A partir de la repoblación cristiana de Huete y todo su entorno es cuando se constata ya la presencia cristiana en este territorio. Una vez conquistada definitivamente la plaza de Huete por los cristianos, en el año1172, Caracena pasó del Común de Villa y Tierra de Huete, teniendo representación en las juntas.
Esta pequeña población, a finales del siglo XIX, no contaba, según Manzoz, con más de 11 casas y una sola calle. Entre estas casas construcciones populares destacaba, una casa-palacio perteneciente al Señor de la Ventosa, marques de Miraflores, una pequeña ermita dedicada a la Virgen de la Carrascosa y la iglesia parroquial, que en principio estaba dedicada a Santo Domingo.
Pero actualmente nada queda de todo esto, tan sólo los restos de su iglesia. Un templo al que, desde la vecina población de Castillejo del Romeral, acudían en peregrinación, junto con gentes de todos los pueblos asentados en estos valles, para rendir culto a su venera Virgen de la Asunción o de los Siete Mandiles.

    En el actual término de Castillejo del Romeral se conservan los restos de la que fuera iglesia parroquial de Caracena del Valle. Construida a base de mampostería, se levantó a finales del siglo XII o principios XIII una pequeña iglesia de una sola nave y ábside semicircular, con cubiertas de madera y una pequeña portada abierta en el muro meridional. Un templo de reducidas dimensiones que durante el siglo XVI estaba bajo la advocación de Santo Domingo.
Más tarde, a lo largo de los siglos XVII Y XVIII, el edificio fue sufriendo modificaciones, entre ellas la construcción de un cuerpo, a modo de sacristía, adosado al muro sur, justo en el tramo del presbiterio, y un pequeño campanario sobre el muro norte. En este muro actualmente se pueden contemplar dos puertas adinteladas de época bastante reciente.
La nueva organización agraria del termino donde se ubica Caracena, entre otras causas, provocó el abandono de esta población, y por tanto, de su templo parroquial, hasta llegar al estado de abandono y ruina en el que actualmente se encuentra. De este modo, entre hierbas y matojos, hoy en día sólo se pueden apreciar algunos restos de la primitiva iglesia de origen románico. Tal es el caso del ábside semicircular construido a base de mampostería. En él todavía se conserva una pequeña ventana saetera, hoy cegada, y algún resto de la primitiva cornisa de piedra, con sus correspondiente dos retallos distanciados por el exterior. Ya en el interior, un gran arco, ligeramente apuntado y de doble rosca, diferencia los dos espacios. Se apoya en dos.
























 

2 comentarios :

  1. Muy buena la informacion sobre el lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jabier pero está en la imformación que busque, un beso gordo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...