jueves, 8 de diciembre de 2011

LA DECADENCIA DE TODO


Hoy una vez más me sentido triste y pensativa, una vez más he visto el abandono de maquinas que en su tiempo fueron útiles para el viajero. Como siempre antes de sacar las fotos pienso y reflexiono antes de poner mi cámara en marcha, como estos trenes que a continuación viereis llenos de tristeza,  solitarios y olvidados.

Otros mejores ocupan su lugar ya no pasaran estaciones ni subirán gente a sus vagones, he sentido pena por el estado en el que se encuentran. En uno de ellos estaba ocupado por un mendigo, al menos le resguarda del frió y de la lluvia, con lo cual para alguien  todavía sirve aunque solo sea para eso. Pienso en cuanta gente habrá montado en ellos para realizar largos o cortos viajes, niños corriendo por los pasillos, otros estirando las piernas los que más mirando el paisaje. En el vagón del  conductor había un incomodo asiento pero entiendo el motivo cada dos por tres tenían que echar el carbón, pero puedo aseguraros que el viaje que invente en ese momento me gusto, pero también entiendo que las cosas tienen que ir progresando, quizás yo hoy me sienta como esas viejas locomotoras olvidada y decadente.































8 comentarios :

  1. Hola Julia hermoso reportaje, menudas fotos y cuandos recuerdos dan esos vagones, un beso
    Pedro

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pedro amigo pero tu no te quedas atras,un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pedro amigo pero tu no te quedas atras,un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que pasada de fotooos!!y de lugar,como me gustan esos trenes!me encanta este tipo de decandencia!
    Un saludo Javi

    ResponderEliminar
  5. Con muy buen ojo nos has sabido mostrar otro triste ejemplo de la decadencia industrial del siglo pasado. A mí me ha evocado mi paso, casi diario, por la estación de RENFE en Gijón, hoy totalmente desplazada de su situación original.
    Aún recuerdo el clásico olor a brea de las traviesas mezclado con el olor a ocre debido a la gran proximidad del mar, ya que tan solo una calle ancha separaba la estación de la playa de poniente. En la zona próxima a dicha calle se acumulaban algunos viejos vagones y locomotoras ya en desuso.
    Gracias Julia, por tan estupendo trabajo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Buen report, me he trasladado a mi infancia cuando ibamos a la playa con mis papas.

    ResponderEliminar
  7. me encantan los trenes. Evocan mi niñez y las visitas a las estaciones de mi zona. Siempre recuerdo mi viaje a Galicia, con apenas cuatro años, en esos vagones de madera. Gracias Julia. Magnifico reportaje y magnificas palabras. RA

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias mi fiel seguidor....

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...