domingo, 1 de marzo de 2015

El final de los Gonsalvez




Este suntuoso palacio, de estilo entre versallesco y art deco, fue ordenado construir en 1902 por Enrique Gosálvez-Fuentes, acaudalado industrial papelero y agroalimentario, justo enfrente de Villalgordo del Júcar.
Su pabellón central consta de dos plantas y una tercera integrada en el tejado. El palacio tiene 368 ventanas.
Abandonado en tiempos de la Guerra Civil española por la decadencia de la familia Gosálvez, se encuentra muy deteriorado.
Lamentablemente en las condiciones que está el que fuera este  suntuoso palacio  hace que vayamos con sumo cuidado ya que  es peligroso pasar por según que rincones del edificio por posible peligro de derrumbe.
En el año 1842 Santiago Gosálvez instaló, en la falda de la población y al margen derecho del río en el término municipal de Casas de Benítez, una fábrica de harinas, otra de hilados y la 2ª fábrica en España de papel continuo.
Villalgordo del Júcar se convirtió en el segundo pueblo de España en tener luz eléctrica. El esplendor de esta industria, hoy ya desaparecida, queda reflejado en el Palacio de los Gosálvez, declarado bien de Interés Cultural el 16 de junio de 1993.
Fue saqueado el mismo día que sus dueños echaron la llave para ya nunca más volver. Sus tejados de zinc fueron vendidos al mejor chatarrero y la lluvia profano sus cimientos.
Poco a poco sufrió los arañazos del tiempo hasta nuestros días y hoy languidece mostrándonos sus vergüenzas que serán olvidadas en breve espacio de tiempo. Nada quedará Quizás su frondosa arboleda contará a sus moradores, los
pájaros, que allí un día hubo un pasado esplendoroso.
 












































































































































 

2 comentarios :

  1. Magnífico lugar y magnífico paraje que lo rodea. Enhorabuena por este trabajo, por estas fotos llenas de detalles.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...